Asalto arbitral en el Pintores. CB Villarrobledo 69 Sant Antonio de Ibiza 70.

17.10.2021

El colegiado Aldo Jesús Rodríguez se convirtió en el triste protagonista del partido

Si la LEB Plata fuera una competición de las principales en las páginas de los periódicos deportivos, mañana tendrían en su portada muchos de ellos "Asalto arbitral en el Pintores".

El equipo de Manuel Jiménez "Junior" nada tuvo que ver con el de la primera jornada. Intensidad defensiva, buenas decisiones en ataque, todos, absolutamente todos los jugadores aportando mucho para plantarle cara a Sant Antoni de Ibiza que llegaba a Villarrobledo como líder del Grupo Este.

Un primer cuarto para enmarcar asfixiaba a los isleños que no sabían como salir del entramado defensivo que estaban realizando los troyanos. Con 21 a 11 sonó la campana que mandaba a los contendientes a su rincón y a buen seguro que Sant Antoni lo agradecía para intentar coger aire cual púgil en el ring.

Con Danny Evans desatado en ataque y defensa, y Filip Knezevic haciéndose cada vez más grande debajo de nuestro aro daban la consistencia necesaria a Villarrobledo para mantener la ventaja adquirida en el primer cuarto. Para entonces, Joel Ndondo ya contaba con cuatro faltas cometidas en su casillero, la rigurosidad arbitral sobre Joel hacía a Junior perder uno de los hombres fuertes en la pintura, apenas había jugado tres minutos. Por parte de Ibiza Jordi Grimau empezaba a dejar destellos de su veteranía. El marcador al descanso reflejaba un 37 a 26 a favor de El Ventero CBV.

Fue en el tercer acto donde se alcanzó la mayor ventaja del partido, hasta 19 puntos de renta llegó a tener el CBV (54-35). Pero también llegó la primeras de las técnicas a Manuel Jiménez. Fruto de esa crispación por las decisiones arbitrales, y una serie de tres triples consecutivos de Sant Antoni se apretó el marcador hasta el 57 a 50 y Junior al vestuario expulsado por doble técnica en su contra, con los últimos 10 minutos por disputarse.

Un último cuarto resumido en la falta sancionada a Danny Evans a falta de 6 segundos con 69 a 67 a favor de Villarrobledo y tres tiros libres que Jordi Grimau no desaprovechó para llevarse la victoria a Ibiza. Quien tenga la oportunidad de ver repetido al partido verá que Evans no toca a Grimau.

Hoy nada se hizo mal, los números en las estadísticas así lo dicen. Más rebotes (40 a 30), más asistencias (16 a 4), más valoración global del equipo (84 a 42), menos pérdidas (11 a 21), pero esas estadísticas no reflejan el pésimo arbitraje realizado hoy por parte de Aldo Jesús Rodríguez, juez y gran parte el artífice de que El Ventero no tenga ya la primera victoria en su casillero.

Roberto Granero-Villarrobledo.